Gerencia de restaurantes en tiempos de crisis

 La crisis llega a los restaurantes



La hiperinflación es un término que se remonta a su caso más documentado en Alemania durante el periodo comprendido entre agosto de 1922 y noviembre de 1923, hablamos de un incremento de precios de un 300% mensual, lo cual es acorde con lo planteado por el profesor Phillip Cagan de la universidad de Columbia. Otras características de la hiperinflación y la perdida de valor del dinero son: crecimiento desmedido del precio de los productos, aparición del trueque y los intercambios de monedas extranjeras, entre otras. En este clima de incertidumbre los gerentes sin entrenamiento financiero sucumben arrastrando a sus empresas, pero,  ¿cómo afecta la inflación a sus trabajadores?, ¿qué puede hacer un gerente en esta situación?. 

Las empresas y sus trabajadores sufren los avatares de una economía fuera de control, las empresas deben ajustar sus presupuestos y buscar soluciones creativas para comercializar sus productos. Estas soluciones deben pensar siempre en los trabajadores, ellos son su fuerza, fortaleza y capital. La fuerza laboral está generalmente más afectada que las empresas en circunstancias de inflación, lo cual indudablemente impacta en su productividad.

Las empresas en un ambiente hostil deben ser financieramente viables y mantener su compromiso con los accionistas y trabajadores en todo momento en toda circunstancia. Las empresas deben tratar de evolucionar con su entorno y seguir siendo socialmente responsables. Una tarea compleja que requiere “gerencia en hiperinflación”, este concepto es una visión que debe partir desde los más altos niveles corporativos en grandes empresas y desde los roles de dirección en empresas pequeñas.

En el negocio de las operaciones de alimentos y hostelería donde yo me desenvuelvo, los gerentes deben reestructurar todos los subsistemas de la operación, tales como: Personal, Suministros, Mercadeo, Producción, etc. Los gerentes deben revisar cada proceso y ajustarlo al entorno de la empresa, de lo contrario, la empresa no será viable y no se podrán cumplir los objetivos corporativos.

 Finalmente, el rol gerencial en alta inflación o en hiperinflación no es una tarea fácil, requiere de entrenamiento, demanda de ajustar los conceptos más básicos de administración, invita a planificar con astucia, organizar la gestión humana, controlar los gastos y dirigir el barco hacia puerto seguro, aunque tengamos el viento en contra.



Dedicado a todos mis amigos y colegas que desde sus espacios luchan por una Venezuela mejor.


Por: Rubén Darío