Los colores que llegan a tu vida, prestando atención a lo que emites.



           Debería ser sencillo dar paso a las cosas buenas que llegan a tu vida, no obstante a veces las rechazamos por diversas razones, inseguridad, inexperiencia, miedo.  Esto último como emoción primaria afecta a todos los seres humanos por igual,  pero ¿Como controlar el miedo sin profundizar en la psicología o la psiquiatría?, la respuesta es comunicación,  el Dr. Lair Ribeiro en su libro “la comunicación eficaz” nos relata que “cuando no estamos conforme con lo que estamos recibiendo, debemos prestar atención a lo que estamos emitiendo”.  Esta poderosa frase, junto a conceptos como el Rapport y la Empatía es la base de la comunicación en una relación de pareja, familia y amigos. 


El “Rapport” no es otra cosa si no el clima de cordialidad que debemos procurar con nuestros seres amados, pensando en concepto básicos como emisor y receptor, es el ambiente de confianza y cooperación que se crea, para una comunicación más sincera y fluida. No siempre lo que dice el emisor es lo que escucha el receptor, siempre debemos confirmar el mensaje. La “Empatía” es la capacidad de identificarnos emocionalmente con otras personas para ayudarlas y comprenderlas, es lo que comúnmente se llama “ponerse en los zapatos del otro” una practica que de hacerse mundial nos haría mas felices a todos, como ven, estos conceptos son claves en la comunicación.



Los colores que llegan a tu vida  se presentan de diferentes formas, un Carrusel de emociones, un Rueda de la fortuna de sabores,  o en forma de flores y aromas,  son solo observables, si tus ojos están dispuestos a distinguirlos. Una persona que no es feliz, difícilmente podrá hacer feliz a los demás, un ser que no aprecia los colores de la vida, difícilmente podrá obsequiarlos, “amar es hacer feliz a la persona que amas”, es regalarle colores todos los días, para recibir colores y sabores a cambio.  Las relaciones interpersonales,  son como calentar para un juego de tenis, envías la pelota con la seguridad de que el receptor la devuelva, de lo contrario, no hay juego, no hay relación, no hay amor. 




Dile “Si” a los colores que llegan a tu vida, emite amor para recibir amor , eso si,  si no quieren jugar tenis contigo, búscate a alguien que si quiera, que de seguro el o ella, te estará buscando a ti.



           Dedicado a los colores que llegan a mi vida, imágenes  del lobby del Hotel Bellagio en las Vegas, Nevada. 2011.

1 comentario: